CONSEJOS PARA DECORAR TU SALÓN DE BELLEZA

CONSEJOS PARA DECORAR TU SALÓN DE BELLEZA

Cuenta con el mejor mobiliario de peluquería y estética

¿Estás pensando en darle una vuelta a la decoración de tu salón de belleza? La primavera es un momento perfecto para ello. Y es que el buen tiempo anima a la gente a cuidarse más y planear su visita a la peluquería así como recibir diferentes tratamientos de belleza. Aprovecha la llegada de las buenas temperaturas para sorprender a tus clientes con la nueva decoración de tu espacio. En este artículo te contamos algunos trucos y consejos que te ayudarán a que tu establecimiento luzca su mejor cara sin necesidad de invertir demasiado. ¡Toma nota!

Renueva los muebles de peluquería que lo necesiten

El primer paso para que tu salón de belleza luzca como nuevo es reemplazar el mobiliario de estética que se encuentre en mal estado. Revisa cada sillón, cada lavacabezas, los sofás de la entrada… Todo debe estar perfecto. Si observas que la tapicería está desgastada, es momento de invertir en ello. Al fin y al cabo, el mobiliario de tu salón de belleza será utilizado por tus clientes y estos se merecen lo mejor. 

Permite que entre la luz

¿Cuentas con un escaparate o una ventana grande que da a la calle? Asegúrate de que nada impide la entrada de luz a través de los cristales. Retira carteles promocionales y otros elementos que puedan están obstaculizando la entrada de luz y deja que el sol inunde tu salón. No solo llenará la estancia de buenas vibraciones. También estarás descubriendo tu negocio a nuevos potenciales clientes que paseen por tu calle. 

Llena tu espacio de flores y plantas

Estar en contacto con la naturaleza nos llena de alegría y positividad. Por eso, rodearse de plantas es siempre una buena idea. Si cuentas con grandes ventanales a la calle, sitúa plantas altas y con volumen junto a ellas. Estarás creando un agradable contraste entre la tranquilidad y alegría del interior y el bullicio de la calle. 

Salpica el espacio de plantas que no necesiten muchos cuidados y localizarlas en lugares en los que puedan disfrutar de luz natural y se encuentren protegidas del aire caliente de los secadores. En cuanto a los ramos de flores, estos pueden quedar muy vistosos en el mueble de recepción. Si quieres evitar el coste que supone reemplazarlos cada pocas semanas, elige flores secas de colores. Es una manera fácil y económica de crear un agradable ambiente de bienvenida para tus clientes. 

Elige un color claro o neutro para las paredes 

Los decoradores lo tienen claro. Para que un espacio parezca más grande es importante pintar sus paredes en blancos o tonos neutros. Si estás planteando redecorar tu salón de belleza, pintar las paredes es algo que no necesita mucha inversión y que puede suponer un gran cambio. 

Si quieres añadir un punto de diversión al espacio, siempre puedes pintar una de las paredes en un color más atrevido que sea acorde con la decoración del espacio. Eso sí, pinta el resto de paredes en tonos neutros para evitar que el espacio parezca más pequeño. 

Añade puntos de color a tu espacio

Puede que pienses que, con las paredes tan blancas, tu salón de belleza no tendrá ningún atractivo y se quedará sin energía. Para resolverlo, solo tienes que elegir uno o dos colores que te gustaría que estuvieran presentes en tu espacio. Cuando los tengas, hazte con pequeños artículos decorativos en varios tonos de los colores elegidos. Puede ser desde un cuadro hasta una serie de tazas para servir una bebida caliente a tus clientes. Maceteros, cajitas de decoración o jarrones. Cualquier elemento de decoración te puede servir, siempre que sea de un estilo acorde. Recuerda que se trata de añadir pequeños puntos de color así que evita la saturación añadiendo pocos artículos. 

Y si cuentas con un techo alto…

¡Tienes una posibilidad extra de decoración! Pensar en vertical incluye aprovechar la altura de las paredes para colocar baldas decorativas. Dependiendo del estilo que quieras dar a tu salón de belleza, podrías utilizarlas para colgar plantas, mostrar libros antiguos de belleza y peluquería o almacenar diferentes productos.